¿CÓMO SERÁ LA INGENIERÍA TELECOMUNICACIONAL POSPANDEMIA?


Palabras claves: telecomunicaciones, pandemia, covid, teletrabajo, tecnología, fibra óptica, internet, FYCO, IoT.


___________________


La pregunta que titula el presente artículo refiere una preocupación mundial porque implica un futuro incierto. El 2020 fue uno de los años más atípicos de los últimos 50 debido a la pandemia del nuevo coronavirus, que no solo ha cobrado miles de vidas en el mundo, además ha provocado el colapso de las economías y ha incentivado el cambio radical de los hábitos de vida. Se pasó del trabajo y la educación presencial al teletrabajo y a las teleclases; se pasó al abastecimiento de productos y servicios por medio de delivery. Se pasó de reuniones familiares concurridas a la soledad del computador y las sesiones por Skype o Zoom. En fin, el ser humano se vio obligado al aislamiento.


El gran reto de los proveedores de internet y de la ingeniería de telecomunicaciones en general, es la disminución acelerada de la brecha digital que afecta a los países del Tercer Mundo para poder insertarlos en el aparato productivo de cara a un escenario pospandémico en el que los hábitos de vida serán en su mayoría virtuales.


Esta nueva forma de vida hizo de la tecnología de telecomunicaciones un servicio indispensable, «las redes de telecomunicaciones están siendo afectadas por el aumento exponencial del tráfico, motivado por el incremento del teletrabajo y de videoconferencias durante estos meses de confinamiento» (asiet.lat/magazine-digital/), esto puso al límite de exigencias a las empresas proveedoras de internet, televisión y afines, que tuvieron que emplearse a fondo para modernizar la infraestructura.


América Latina, una de las regiones más golpeadas por la COVID-19, se vio enfrentada al desafío de la disminución acelerada de la brecha digital que afecta al subcontinente. Hubo que reforzar la penetración de la internet con la instalación de fibra óptica en lugares remotos y de difícil acceso. Con respecto a la penetración, según asiet.lat/magazine-digital/, estimaciones indican que en 2020 la penetración de internet en la región fue de 79 %. Esa cifra, si bien es destacable y recoge grandes avances recientes, implica también que un 21 % de la población se enfrenta a una marginalización implícita, pero ya se fue el 2020, la pandemia continúa y se acentúa el desafío de que el acceso a las telecomunicaciones no solo sea para todos, sino más eficiente.

Crecimiento exponencial de la población mundial

Fuente: https://mundo.culturizando.com/


La población mundial tardó 127 años en duplicarse desde mil millones a dos mil millones. En cambio, solo tardó 47 años, de 1927 a 1974, en crecer de dos a cuatro mil millones. Desde 1960 la población mundial ha crecido alrededor de mil millones cada trece años. Con este escenario la saturación de las redes avizora el colapso de las telecomunicaciones si estas no aceleran al mismo ritmo del crecimiento demográfico.



Evolución estimada de la población mundial


Fuente: https://mundo.culturizando.com/


Según estimaciones de la ONU en 2020 la población mundial aumentó a 7.795.482.000 personas, de esta cantidad, más del 70 % pasó casi todo el año en confinamiento, de allí la demanda exponencial de internet.


ESCENARIO POSPANDEMIA


El 2021 no muestra un avance en cuanto al control del coronavirus pese al lanzamiento de varias de las vacunas anticovid y del inicio en algunos países de vacunación masiva. Parte de Europa volvió a los confinamientos estrictos y América Latina parece encaminada a ello, esto se traduce en la urgencia de los proveedores de telecomunicaciones de aumentar su capacidad y de presentar más alternativas tecnológicas que permitan la sobrevivencia de la especie y sus economías durante el tiempo de pandemia.

En cuanto a la tecnología de telecomunicaciones, el recién finalizado año vio retrasar la consolidación del 5G y los ensayos del WI-FI 6 anunciados por China, pero pareciera que la implementación de estas tecnologías no puede esperar dada la demanda de internet por teletrabajo y teleeducación. Ahora mismo, según Unicef ─con datos de la Unesco─ (unicef.org/es/comunicados-prensa/covid-19) solo en América Latina y el Caribe alrededor de 154 millones de niños, es decir, más del 95 % de los matriculados, se encuentran temporalmente fuera de las escuelas, que están cerradas a causa de la COVID-19, pero no todos están recibiendo clases virtuales debido a la falta de acceso a internet o de conexión de calidad, se suma a ello la imposibilidad de adquirir un teléfono inteligente, tableta, laptop o equipo de escritorio.


Entonces el problema tiene dos aristas: 1) Capacidad de las empresas de telecomunicaciones; 2) Capacidad de los gobiernos para insertar a las comunidades periféricas al aparato productivo y educativo virtual de la nueva realidad. Estas aristas traen presión a los proveedores de tecnología que desde ya deben presentar a las comunidades:


1. Un plan inmediato y progresivo de corrección, mantenimiento e instalación de infraestructura de telecomunicaciones en lugares ya cubiertos.


2. Instalación de nueva infraestructura en lugares remotos y en situación de pobreza.


3. Implementación en el mediano plazo de tecnología 5G y WI-FI 6 que soporte el tráfico exponencial de datos.


4. Lanzamiento masivo de equipos inteligentes de bajo costo, como teléfonos y tabletas, que permitan que millones de personas puedan trabajar y estudiar en línea.


5. Coordinar planes con los gobiernos de países del Tercer Mundo para dotar a la población vulnerable con tecnología de telecomunicaciones.


6. Implementar planes con las empresas de electricidad para garantizar energía constante y eficiente, para ello se requiere de ingeniería de avanzada.


7. Replantear los avances y prioridades de la IoT hacia las necesidades fundamentales de las personas (salud, comunicaciones, educación, alimentación).


La tecnología 5G potenciará la eficacia de la conectividad en cuanto a velocidad y estabilidad, aplicada en la urgente evolución del internet de las cosas.


No sabemos cuándo se va a controlar el coronavirus, pero sí sabemos que un escenario pospandémico realista implica una situación de no retorno a la vida como la conocimos antes de la pandemia, esto significa un desafío para la ingeniería de comunicaciones que debe reajustarse a los cambios radicales y urgentes de los nuevos hábitos de vida.


Aunque los niños y jóvenes vuelvan a los recintos académicos, muchos se quedarán en casa. Y si del trabajo se trata, ya millones de personas teletrabajan porque obtienen mayores ingresos que en trabajos formales presenciales. En todo caso, el retorno será de los trabajadores que fueron enviados a casa por medidas de bioseguridad ya que no ocupan cargos en sectores priorizados, pero no hay garantía de que incluso este sector se reincorpore en su totalidad en el mediano plazo, lo que infiere que la demanda exacerbada de internet se mantendrá.


En este sentido, se pronostica que para 2023 en LATAM «el tráfico de datos en redes fijas aumente 10,8 %, mientras que en redes móviles, 29,2 %. Para 2025, la expectativa es que la cantidad de datos para dispositivos IoT (internet de las cosas) se quintuplicará. El 70 % del tráfico será generado por cámaras, drones, sistemas de navegación, dispositivos de salud, entre otros» (datacenterdynamics.com), mientras que para Europa se espera el doble de estas estimaciones, y aún falta conocer el impacto final de la pandemia en el marco de un futuro bastante incierto.


Fuentes consultadas:

https://www.unicef.org/es/comunicados-prensa/covid-19-mas-del-95-por-ciento-ninos-fueradeescuelasAmericaLatina#:~:text=%2D%20En%20Am%C3%A9rica%20Latina%20y%20el,datos%20de%20UNESCO%5B1%5D

https://www.datacenterdynamics.com/es/noticias/la-pandemia-impacta-positivamente-en-el-sector-de-telecomunicaciones-de-am%C3%A9rica-latina/

https://asiet.lat/magazine-digital/las-telecomunicaciones-un-aliado-estrategico-en-tiempos-de-pandemia/








© FYCO Telecomunicaciones

Todos los derechos reservados

32 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Regístrese para recibir nuestros boletines.

¡Gracias por tu mensaje!